Altiplano Fusion Band


Altiplano Fusion Band, o simplemente Altiplano, es un conjunto musical originario de Bolivia que ha dado a la música folklórica de los Andes una nueva dimensión gracias a su sorprendente propuesta de modernizar sus estilos, dándole una seña de identidad única al grupo.

Esta entrada está dedicada pues al conjunto boliviano denominado Altiplano, diferenciándolo así de su homónimo chileno, mucho más conocido y con más repercusión, al que ya hay otra entrada dedicada a él.


Biografía


No hay muchos datos históricos de este grupo. Altiplano de Bolivia se creó en el año 1976 aún con el nombre de "Mestizo", denominación ésta que nos da una idea de las intenciones musicales que tuvo la agrupación en sus principios y que ha mantenido en sus 30 años largos de vagaje musical. Sus primeros integrantes fueron José Mercado, David Mercado, Moisés Pérez, Freddy Terceros, Antonio Pérez, Édgar Bustillo Orihuela, Johnny Luna, Emma Junaro y Fernando López, como vemos, muchos hermanos como suele ocurrir en los grupos andinos.
Aún con el nombre de Mestizo, el grupo se presentó en 1978 en Coroico, Los Yungas, Bolivia, y tras ello adoptó definitivamente el nombre de Altiplano durante otra actuación, esta vez en la Peña Naira.
Ese mismo año Altiplano lanzó su primer LP con la intención de crear una nueva propuesta folklórica con influencias universales, grabando así composiciones propias que mostraron esa tendencia. Esa fusión vino inspirada desde la juventud de los integrantes, que escuchaban a Beatles, Cream, Hendrix, y por parte del folklore andino, a Los Jairas y Ruphay.
De esa forma, Altiplano conjuga los ritmos tradicionales de su tierra con el jazz y el rock principalmente. al igual que ocurre con sus instrumentaciones: instrumentos tradicionales andinos mezclados con piano, saxo, guitarra eléctrica etc.
El guitarrista E. Bustillo ha sido y es el director del conjunto en toda su historia, además de ser también el compositor principal. A mediados de los 80 colaboran en Altiplano Edwin Rowert y Anselmo Portugal como vientistas, radicándose temporalmente en Suiza y Francia. Ya en los 90 formaron también parte de Altiplano José Luis Morales, Hugo Uriarte, Willy Foronda, Óscar Córdova y Víctor Hugo Guzmán. Y para los últimos trabajos grabaron con Altiplano los músicos Marcelo Peña, Álvaro Montenegro, Christian Galindo, Omar González, Gill Godimer, Daniel Lecuzan, Carlos Medrano, Saul Callejas Oropesa a quien ya conocemos sus colaboraciones con Jach'a Mallku o Wara entre otros, Nelson Michel, Weimar Valdivieso, Wilson Molina y Esther Marisol, como vemos, formaciones muy amplias por necesidad de ejecutar una gran variedad de instrumentos.









Discografía

Raíces es el primer álbum de Altiplano grabado en 1978 donde el grupo recoge temas compuestos por E. Bustillo.
Entre ellos el tema central: Raices, una impresionante y mágica estampa realzada por la voz de E. Junaro y las ambientaciones de los instrumentos de viento, dando a la obra un aire ancestral.
Ya con un aire mucho más moderno escuchamos el taquirari Amistad, totalmente instrumental con unas melodías bien definidas, variadas y que funcionan en su conjunto. Huayña runa es un muyoj que compusieron E. Bustillo con los hermanos Mercado, de nuevo instrumental, en el que volvemos a disfrutar de una excelente series de melodías que alternan cuerda y quena.
Y Kantuta es la otra obra de E. Bistillo que hay que resaltar, una polca sentimental donde E. Junaro nos vuelve a deleitar con su voz francamente buena, y que por ende realza mucho la belleza de este tema melancólico.
Y en cuanto a temas ajenos a Altiplano, subrayar el estudio de M. Núñez El arriero en el que obviamente el charango es el protagonista de otro buen conjunto de melodías y sones.

Tras un receso de 7 años, en 1985 Altiplano graba su segundo álbum: La rebeldía de los cóndores.
Destaco por su puesto el tema principal La rebeldía de los cóndores, un gran clásico formidable de la música folklórica que ensalza el ave sagrada de los Andes con unas majestuosas melodías de zampoña compuestas por el propio Altiplano de la mano de E. Bustillo y J. Bernal, sin duda la gran aportación de este grupo para con la música andina, el tema concluye con un cambio de ritmo que otros grupos hicieron aún más notable, con un formidable diálogo entre quena y zampoña.
Otro tema propio pero ya menor es Kallawaya tradicional, de E. Bustillo y A. Pérez para el que apenas se emplean instrumentos de cuerda eso si bien conjugados, dando un aire muy tradicional.
Y Desde el fondo del tiempo es un carnavalito también de E. Bustillo de corte más ambiental y relajante en el que la quena transmite una paz especial.
Escúchalo aquí.

Nuevamente Altiplano se dio otros 7 años de descanso hasta 1992 cuando graba De los Andes al mundo... Hijo del Ande, llegaron a venderse más de 5000 unidades y fue Disco de Oro.
Se trata de un disco en el que Altiplano imprimió una nueva instrumentación y rítmica que dio al grupo un estilo bastante más moderno. Todas las composiciones vuelven a ser también propias de Altiplano, especialmente de E. Bustillo.
Mayormente lo notamos en el tema central Hijo del Ande, un hermoso canto a la raza del hombre andino, una de las mejores composiciones sin duda de Altiplano y del llamado neofolklore.
Sol y luna es otra composición moderna que incluye un saxofón y cuya introducción recuerda a fiesta de salón, aunque más adelante la canción vuelve a impregnar con su conjugación entre modernidad y tradición. Un tema especialmente romántico es la Cueca del olvido, que habla del vano intento de olvidar a un amor verdadero, con una bonita letra y melodía.
Siguiendo con ese nuevo estilo moderno, encontramos la saya Ciudad del alma, con un ritmo bien llevado y una melodía de zampoña especialmente pegadiza, elementos básicos de toda buena saya.
Y por último El toba guerrero del Sol es otro espléndido ejercicio de ritmo trepidante que se asemeja a una toba pero añadiendo toques modernos como el empleo de una batería y una guitarra eléctrica.

Según numerosas fuentes, en 1996 Altiplano grabó un disco titulado Espíritus del tiempo, pero ni su tracklist ni su portada aparecen por ninguna parte, y por descontado nadie lo ha posteado aún en internet.

En 2005 con Banderas del Sur, Altiplano homenajea a la música popular de 5 países hermanados culturalmente: Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador y Perú. Durante la preparación para la presentación de esta obra, falleció el vocalista P. López, por lo que Altiplano interrumpió su actividad por unos meses hasta el Festival de la Cultura Potosí, donde presentaron el disco.
En mayo de 2006, Altiplano gana el 1º premio a mejor tema de fusión con la canción Banderas del Sur, de E. Bustillo, en la 3ª edición de premios Círculo de Comunicadores de Bolivia CICOMBOL.
No obstante a mi este disco no me ha parecido excesivamente bueno y apenas destacaría tres temas:
El propio tema central Banderas del Sur, una espléndida toba que supone un magnífico canto a la libertad y a la identidad indígena de los pueblos andinos, todo ello interpretado y cantado con mucha alegría en quechua y español, sin duda de lo mejor de Altiplano.
Otro tema igualmente alegre y de ritmo vivo, es el tinku Hija del Sol, un simpático tema romántico muy bailable y bastante original con su magnífico estribillo, obra de E. Bustillo y Scarpelli.
Y para terminar Altiplano toma prestado el gran clásico de Los Jaivas titulado Todos juntos, aunque aquí lo interpreten con mucho menos ímpetu y brío que sus intérpretes chilenos originales, aunque la enorme calidad propia de la pieza sigue brillando con fuerza pese a ello.

Ya en 2011 Altiplano ofrece un recital titulado Con los ojos abiertos acompañado por la Orquesta Sinfónica Nacional dirigida por Ramiro Soriano.

Y en 2012 ofrecen el concierto La otra cara de los Andes, con la Orquesta Sinfónica de la Universidad Mayor de San Andrés en conmemoración de los 34 años de vida del grupo.

Ariel Ramírez y Félix Luna


Ariel Ramírez fue un músico de extensa trayectoria, compositor y pianista, una de las figuras más destacadas del nativismo argentino. Difusor de la cultura tradicional a través de una amplia discografía y de sus actuaciones al frente de su compañía de folclore desde 1955 hasta 1980. Autor de numerosas canciones sumamente populares como la Misa Criolla, una de las obras más importantes de la música argentina.
Fue además electo como Presidente de la Sociedad Argentina de Autores y Compositores de Música SADAIC en cinco períodos: 1970/74, 1974/77, 1993/97, 1997/2001 y 2001/2005.

Félix Luna fue un reconocido abogado, historiador, escritor, artista y político argentino, miembro de la Unión Cívica Radical y fundador y director de la revista Todo es Historia.
Junto a A. Ramírez compuso la poesía de diversas obras musicales, razón por la cual me inclino a dedicar una entrada compartida de ambos músicos. En los últimos tiempos, integró el Grupo Aurora, una reunión de intelectuales integrada por el ex vicepresidente Víctor Martínez, entre otros. Este grupo salió a confrontar con los intelectuales del grupo Carta Abierta, intelectuales de izquierda y peronistas que apoyan al kirchnerismo.


Ariel Ramírez


Nació en Santa Fe, Argentina, el 4 de septiembre de 1921.
Estudió piano en su ciudad natal. Sus estudios de composición los realizaría muchos años más tarde en Buenos Aires con Luis Gianneo y Erwin Leuchter. Impulsado por A. Yupanqui, quien lo escuchó en Córdoba, emprendió hacia 1941 una larga temporada de viajes por varias provincias del centro y NW del país, para familiarizarse con la música regional. En ese lapso ofreció recitales de piano interpretando obras de música tradicional argentina y sudamericana en general, entre las que intercalaba sus primeras composiciones. En 1943 llegó a Buenos Aires donde brindó numerosos conciertos y tuvo contrato permanente en Radio El Mundo. En 1946 grabó para RCA Victor sus primeros discos, uno de los cuales incluía la zamba La tristecita, obra que le brindó gran popularidad.
En 1950 viajó a Europa, donde permaneció alrededor de 4 años con residencia permanente en Roma, pero efectuando numerosas giras como intérprete de música argentina en distintas salas de conciertos y teatros de Italia, Austria, Alemania, Holanda, Bélgica e Inglaterra. En España fue becado por el Instituto de Cultura Hispánica para efectuar estudios sobre la música española de transmisión oral. En 1954 se instaló en Lima, donde continuó su carrera de solista haciendo presentaciones en distintas ciudades de ese pais, así como también en otras de Bolivia, Chile y Uruguay.



En 1955 volvió a la Argentina, donde organizó la Compañía de Folklore Ariel Ramírez para llevar adelante un espectáculo coreográfico musical convocando a artistas de distintas regiones del país. A partir de su debut en el Teatro SODRE de Montevideo, gracias al estímulo de su director, el maestro Hugo Balzo, la compañía desarrolló su actividad durante más de 20 años por todo el territorio argentino. Entre los músicos más destacados que iniciaron o desarrollaron sus incipientes carreras actuando con el maestro A. Ramírez se puede mencionar a Jorge Cafrune, Jaime Torres, Raúl Barboza y Los Fronterizos. En 1957 el grupo, que en ese momento estaba integrado por 20 músicos y bailarines, realizó una gira de 5 meses por la antigua URSS, Polonia y la entonces Checoslovaquia. A su término, Ramírez continuó ofreciendo conciertos como solista de piano en Europa. Varias composiciones suyas se popularizaron en su país: Triste pampeano n°3, Agua y sol del Paraná, Los inundados, Volveré siempre a San Juan, Allá lejos y hace tiempo, El Paraná en una zamba, y fueron adquiriendo gran difusión en versiones de los más importantes intérpretes nativistas.

En la década de 1960 realizó innumerables giras por Argentina y comenzó a grabar para Philips una serie de LPs con sus obras, y piano solo o en colaboración con otros músicos, y también una colección que constituye una antología de la música de algunas regiones argentinas: pampeana, litoraleña o mesaopotámica, y de algunos géneros musicales como el vals criollo, la zamba y el tango. De todos sus LP como intérprete, el que adquirió mayor trascendencia fue Coronación del folklore, uno de los hitos fundamentales del nativismo, grabado en 1963 con Eduardo Falú y Los Fronterizos. Como compositor escribió, además de una larga lista de canciones, varios ciclos integrales, presentados todos ellos a través de ediciones discográficas que tuvieron una notable repercusión. El primero de estos discos es es que incluye la Misa Criolla y, también en carácter de estreno, los villancicos reunidos bajo el título Navidad nuestra con textos de F. Luna. En 1965 grabó con Ramón Navarro la cantata épica Los Caudillos escrita en colaboración con F. Luna. Un nuevo gran acontecimiento fue la aparición en 1969 del disco Mujeres argentinas, cantado por Mercedes Sosa y también con textos de F. Luna. Algunas de sus canciones, Alfonsina y el mar y Juana Azurduy, se cuentan entre las más logradas de su amplia producción. Otras obras ya sin F. Luna son Agua y sol del Paraná con Miguel Brascó en 1950, Los inundados con Guiche Aizenberg de 1960, Tríptico mocoví también con con G. Aizenberg en 1980, y La hermanita perdida con A. Yupanqui, aire de milonga dedicado a las islas Malvinas en 1980.
Cantata sudamericana en 1972 y Misa por la Paz y la Justicia en 1981 son sus últimas producciones de largo alcance. En estos años también compuso música para algunas películas argentinas. En otro terreno, con fines didácticos, escribió los 15 Estudios para piano sobre ritmos y formas de la tradición musical argentina y las Canciones provincianas, para voces iguales.
Continuó ininterrumpidamente sus giras y presentaciones tanto en su país como en el exterior, aunque con menor frecuencia que en décadas anteriores. El 5 de agosto de 1992 se realizó un concierto en su homenaje en el Teatro Colón de Buenos Aires bajo el título Ariel Ramírez, 50 años con la música nacional, en el que participaron algunos de los más importantes intérpretes de la música popular argentina, y en cuyo transcurso se ejecutaron exclusivamente obras suyas.
A. Ramírez falleció en Monte Grande, Argentina, el 18 de febrero de 2010, a la edad de 88 años.






Félix Luna "Falucho"

Nació en Buenos Aires el 30 de septiembre de 1925. Su abuelo fue el fundador de la Unión Cívica Radical de La Rioja y su tío Pelagio Luna, fue vicepresidente de la Nación acompañando a Hipólito Yrigoyen.
Se recibió de abogado en 1951 en la Universidad de Buenos Aires. Escribió numerosas obras de historia, ensayo, ficción, periodísticas y musicales. Entre 1956 y 1958 fue Director de la Obra Social del Ministerio de Trabajo de la Nación.
Ha desempeñado cargos públicos y académicos de relevancia. Entre 1963 y 1976 ejerció la docencia como profesor de "Historia de las Instituciones" en la Facultad de Derecho de la UBA. Dictó "Historia Contemporánea" en la Facultad de Humanidades de la Universidad de Belgrano (1967-1986) e "Historia Argentina" en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad del Salvador (1977). Fue Secretario de Cultura de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires entre 1986 y 1989.
En 1957 recibió su primer premio, otorgado por la Dirección de Cultura de la Nación, al mejor cuento costumbrista por La fusilación.
Ha recibido distinciones de los gobiernos de Francia, Perú y Brasil, recibió el Premio Konex en el rubro "Biografías históricas" de 1994. También fue ue nombrado ciudadano ilustre de la ciudad de Buenos Aires en 1996.
Como historiador ha escrito gran cantidad de libros clásicos como Yrigoyen, El 45, Los Caudillos, y Perón y su tiempo. También ha escrito también libros de ficción, como el premiado La fusilación.
F. Luna falleció en Buenos Aires el 5 de noviembre de 2009, a la edad de 84 años.


Misa Criolla

En 1963 A. Ramírez y F. Luna componen su Misa Criolla, en base al texto castellano redactado por la Comisión de las Iglesias de América Latina, después de que el Concilio Vaticano II dispusiera la realización de los oficios religiosos en el idioma de cada lugar abandonando el Latín, contó con el apoyo del sacerdote Osvaldo Catena, asesor de Liturgia para América Latina, el sacerdote Jesús Gabriel Segade, director de la Cantoría de la Basílica del Socorro, y del sacerdote Alejandro Mayol.
En 1964 la compañía discográfica Philips grabó el álbum correspondiente, resultando inmediatamente un éxito mundial. Misa Criolla. Para tenor, coro mixto, percusión, instrumentos andinos y clave o piano, presenta un notable conjunto de inspiradas melodías originales de su autor, basadas en ritmos regionales de la tradición musical argentina e hispanoamericana. La interpretación está a cargo de un solista, un coro de voces mixtas, piano y un conjunto instrumental basado en medios sonoros ligados a la etnofonía americana en el que figuran charango, quena y siku, entre otros. Consta de 5 partes:

Kyrie, a ritmo de baguala-vidala.
Gloria, a ritmo de carnavalito-yaraví.
Credo, a ritmo de chacarera trunca.
Sanctus, a ritmo de carnaval cochabambino.
Agnus Dei, al estilo pampeano.

Misa Criolla marcó la irrupción en el mundo de la música litúrgica argentina con un nivel artístico que le permitió ser admirada y amada por grandes sectores del público europeo, americano y de otras latitudes. El estreno público se realizó en la ciudad alemana de Stuttgart el 9 de marzo de 1967, en la Mozart-Saal de Liederhalle, con la participación de Los Fronterizos, el pripio A. Ramírez, Chito Zeballos, Luis Amaya, Jaime Torres, Domingo Cura y el Coro Easo y Maitea con la dirección del Maestro Bastida.
Se ejecutó por primera vez en el Teatro Colón de Buenos Aires con versión escénica a cargo de Roberto Oswald y Aníbal Lápiz, y 15 días después en el Avery Fisher Hall en el Lincoln Center de Nueva York, y en la catedral de San Patricio de la misma ciudad. Aquella versión contó con el propio A. Ramírez al piano, Zamba Quipildor (voz), Jaime Torres (charango) y su conjunto, con Domingo Cura (percusión), Jorge Padín y el Coro Polifónico Nacional Argentino dirigido por Roberto Saccente.



De difusión internacional, fue editada en más de 40 países con más de 3 millones de placas discográficas y fue cantada, entre otros, por George Dalaras, Plácido Domingo y Dominic Miller.
Con esta obra, A. Ramírez participó en los festivales folclóricos más importantes de Argentina, como Cosquín y Jesús María.
Así mismo, Misa criolla ha sido interpretada y versionada por los siguientes grupos y artistas andinos: Agrupación Música de Buenos Aires, Altiplano, Alturas (Silvia Barrios), Antonio Vázquez y grupo, Aruma de Bolivia, Ayacucho, Caliche, Camerata Coral y el grupo Tepeu, Chabuca Granda, Karumanta, Los Fronterizos, Aparcanto, Ricardo Cabrera, grupo Jilata, grupo Toldería, Grupo Vocal Argentino, Grupo Vocal Sianca, Inka Marka, Inti Huama, Javier Rodríguez, José Carreras, Juanjo Cura, Los Calchakis, Los del Sol, Los Folkloristas, Huanca Hua, Husares, Malki, Mercedes Sosa, Mochicas, Omasuyu, Transiente, Usted del Fuego y Zamba Quipildor.


Alfonsina y el mar

Una zamba compuesta por A. Ramírez y F. Luna, publicada por primera vez en el disco de Mercedes Sosa Mujeres argentinas, de 1969. La canción es un homenaje a la poetisa de la misma nacionalidad Alfonsina Storni, que se suicidó en 1938 en Mar del Plata, saltando al agua desde una escollera, aunque, según la canción, se internó lentamente en el mar. Esta conexión ha originado un rumor muy extendido pero erróneo, según el cual la letra de la canción fue originalmente la carta de suicidio de la cantante, musicada más tarde por los autores de la zamba.



Aunque A. Ramírez no conoció directamente a la poetisa, ésta fue alumna de su padre Zenón Ramírez, que trasmitió a su hijo el drama de Storni. Impresionado por estos recuerdos y por las poesías de Storni, que le trajo Luna, Ramírez compuso la música, y Luna aportó después la letra.
Es una canción muy popular en todo el mundo hispanoparlante, que ha sido interpretada por varios cantantes de renombre, entre los que destacan la cantora Mercedes Sosa, Los Chalchaleros, el italiano Franco Simone, el tenor Alfredo Kraus, la peruana Tania Libertad, Ginamaría Hidalgo, Andrés Calamaro, Antonio Machín, la griega Nana Mouskouri, la portuguesa Cristina Branco o los españoles Pasión Vega, acompañada del tenor José Carreras, y Paloma San Basilio.
Otros de los que también han interpretado este célebre tema son Plácido Domingo, Los Panchos, Manuel Mijares, Miguel Bosé, Vicente Fernández, Lucho Gatica, María Jiménez, los venezolanos María Rivas y el flautista Huáscar Barradas, Shakira, Danny Rivera, Lucecita Benítez, Celeste Carballo, Maurane, Lara Fabian, Patricia Sosa, Ricardo Amaray, Chabuca Granda, Ainhoa Arteta, los españoles Sergio y Estíbaliz, Luis Salinas Gema, Pedro Guerra, Corredera, Lila Morillo, la cantante israelí Iafa Yarkoni, el Maestro Jesús Sevillano, el contrabajista de jazz Avishai Cohen, el violonchelista francés Didier Petit, Silvia Iriondo, Inti Illimani Histórico, acompañado de la cantante Nicole, y, la cantante noruega Ane Brun.


Otras obras conjuntas

1964: Navidad nuestra, villancicos.
1964: La peregrinación, huella.
1965: Los caudillos, cantata épica.
1977: París, la libertad, canción.
1958: El nacimiento del charango
1972: Cantata sudamericana.
1972: Antiguo dueño de las flechas indio toba.
1975: Quince estudios para piano.
1980: Misa por la paz y la justicia Escúchalo aquí.

Traducir

Buscar en este blog